Columna de Cristián Cavieres

Nuestro relator hace un análisis post derrota en la final de Copa Chile.

¡Exijo la 19!

 

Aun no logro asimilar lo que ocurrió el último sábado en Concepción. Perder una final donde habían muchas esperanzas – incluso me atrevería a decir que había alto nivel de confianza – es doloroso, la sexta Copa Chile para la “U” deberá esperar. Pero bueno, no queda otra que levantar cabeza y las opciones están instaladas donde el premio puede ser mucho más grande.

El Transición 2017 pasa a cobrar una importancia gigantesca para así finalizar este año con cierta gloria. Muchos aplauden los resultados obtenidos, mientras que para otros prevalece la idea de jugar bien, de manera vistosa y que esa es la fórmula precisa para alcanzar los objetivos.

En el papel,  las posibilidades para el bicampeonato son demasiadas. Universidad de Chile es líder del certamen con 24 puntos, los mismos que Colo Colo y la Unión Española. Con uno menos aparece Everton que tiene su última opción de pelear el título y donde los azules depositan muchas ilusiones ya que reciben a los de Macul.

Pero ¿Tenemos reales opciones de ser campeón? o quizás una interrogante aun más cruel: ¿Merecemos ser campeones? Para contestar la primera desde luego que sí, ganando los tres partidos fijo peleamos el partido por el desempate. La segunda quizás podría responder que “no”, no obstante no me parece que el león sea menos que los otros cuadros de los cuales peleará hasta el final.

La primera estación será recibir al Audax Italiano en Ñuñoa. Los itálicos miran de reojo alguna última opción que puedan tener y más encima cuentan con el goleador de la competencia que es Bryan Carrasco, quien vive un momento de ensueño desde el punto penal. Ya los hemos enfrentado tanto en el torneo anterior como en Copa Chile y hemos salido airosos, lo que nos hace mirar con fe lo que puede ocurrir en ese compromiso. ¿Mi pronóstico? Victoria (no es mufa, de hecho nos costará) y que los hinchas abandonen rápido el Nacional ya que esa misma noche comenzará a montarse el escenario para el concierto de Bruno Mars.

Tras ello la última salida y corresponde… volver a Concepción, ciudad que en el último año se ha convertido en una verdadera pesadilla azul. Un triunfo ante el equipo del Campanil sería un gran impulso para la fecha final. La “U” penquista cuenta con un Hugo Droguett en excelente momento y si bien no es un gran equipo, creo quer aquí no me atrevo a dar un resultado.

Llegamos a la fecha 15 y cerraríamos el año en el Estadio Nacional enfrentando a quien curiosamente fue el primer rival de este año 2017 y completaríamos el calendario recibiéndolos: Deportes Iquique. Los dragones dejaron atrás temporadas exitosas para dar pase a un semestre horrible (sí es verdad, se fueron elementos importantes) que actualmente los tiene en la cola de la tabla. En este campeoanto en el Nacional ya hubo un colista que nos complicó en demasía, Ohiggins. Sin embargo, me la juego con un triunfo.

Son tres fechas para el final, pero Universidad de Chile tiene algunos contrincantes que pueden ser aun más complejos de superar: Las suspensiones, las lesiones y las decisiones del técnico Hoyos. La primera tiene un afectado ya que es Jonathan Zacaría expulsado en Valparaíso. Podría unirse Mauricio Pinilla y el show de la cámara fotográfica, ya que el “distinto” está citado por el tribunal.

Respecto a las lesiones, el CDA se ha transformado en una clínica. Recuperado Gustavo Lorenzetti, pero las ausencias serían muchas. El mismo Pinilla quizás, Sebastián Ubilla (recuperable), Jean Beausejour que otra vez salió mal en el último partido y lo de  Nicolás Guerra quien volverá el 2018 producto de la fractura en su muñeca derecha.

Y finalmente, llegamos al técnico Guillermo Hoyos. Aunque no profundizaré, sí le pido que incluya a jugadores con hambre de gloria en la “U” y no ingresar con jugadores que a esta altura parecen más “vacas sagradas” que reales aportes al andamiaje. Y por último, no complicar el juego, este es más simple de lo que parece, profe!

Soy fiel defensor del resultado por sobre el rendimiento más aun a esta altura del año, no creo que la “U” mejore su fútbol en el último tramo del torneo y si bien como dije en el relato “nos enseñaron que no somos hinchas de las vueltas olímpicas y que ese no es el sino para querer a nuestro equipo”, me siento en el derecho de exigir el bicampeonato, la estrella 19 todavía puede ser  porque las opciones están, pero por favor que no ocurran sorpresas desagradables y penosas  como la del sábado.

1
Copa
Sudamericana
18
Campeonato
Nacional
1
Super
Copa
5
Copa
Chile